top of page
Buscar

Pregúntele a Nicole: Ayudando a los niños manejar las emociones intensas

Es posible que lo peor de la pandemia de COVID-19 haya pasado, pero los efectos de casi tres años de incertidumbre, disrupción y pérdida todavía se están extendiendo por nuestra comunidad. Los profesionales de la salud, la educación y los servicios sociales en todas partes comparten cómo la pandemia y la lucha continua por la justicia racial han intensificado la crisis de salud mental entre los niños y adolescentes, que estaba creciendo a un ritmo alarmante incluso antes de la pandemia. Nuestra comunidad no es inmune a esta crisis de salud mental y ninguno de nosotros puede resolverla por sí solo. Pero juntos podemos apoyar a los niños y las familias dondequiera que vivan, trabajen, aprendan, jueguen y adoren.


Esta columna mensual provee consejos para cualquier persona que esté ayudando a criar niños, basado en el programa mundialmente reconocido, el Programa de Crianza Positiva (Triple P), disponible para familias en el Condado de Santa Cruz. Si usted tiene una pregunta o una idea para una columna en el futuro, favor de enviarme un correo electrónico a triplep@first5scc.org.



Estimada Nicole,


Mi sobrina de 14 años (que estamos criando) ha tenido varios arrebatos emocionales en casa, lo cual no es usual para ella en absoluto. Cuando le pregunto si algo le pasa, dice: “No lo entenderías”, y luego se aísla en su recamara. Mi hijo de 7 años es agresivo un minuto y luego llora al siguiente. Cuando le pregunto qué está pasando, se cierra. No quiero obligarlos a hablar, pero no estoy segura de qué hacer. ¿Cómo puedo apoyarlos?


- Jessie


Estimada Jessie,


Me alegro de que haya hecho esta pregunta. Criar a los hijos es un trabajo duro que puede parecer imposible algunos días, especialmente cuando no estamos seguros de qué hacer. Aquí hay algunos consejos para probar:


Normalice las emociones grandes. Muchos niños batallan con el control de las emociones y, a veces, dudan en hablar de ello, especialmente con sus padres y cuidadores. Pueden sentir una emoción intensa ("un sentimiento grande"): miedo, ansiedad, vergüenza, enojo, vergüenza, desesperanza o frustración, pero no tienen un nombre para eso y no entienden por qué se sienten de esa manera. O bien, pueden haber experimentado algo difícil, pero evitan hablar de ello porque temen ser malinterpretados, juzgados, criticados o incluso rechazados. Intente comenzar con una declaración sencilla: “Está bien tener grandes sentimientos y no saber qué hacer con ellos. Le pasa a todo el mundo, incluso a los adultos”.



Brinde amor y apoyo incondicionales, incluso cuando no lo pidan. Pasen tiempo de calidad juntos, hablen sobre cosas que les interesen, bríndenle afecto y atención, involúcrelos en actividades interesantes (aún mejor si las actividades los ayudan a expresarse) y bríndeles reconocimiento descriptivo para demostrar que usted nota sus esfuerzos y éxitos. Todas estas son estrategias de crianza positivas sencillas pero efectivas que crean relaciones sólidas y aseguran a los niños que importan y son amados. Crear una sensación de seguridad y pertenencia en el hogar marca una gran diferencia para los niños, especialmente si tienen dificultades con otras cosas, como la escuela, las amistades o aspectos de su identidad.


Siga comunicándose. Algunos niños son reacios a tener conversaciones serias e intensas con sus padres y cuidadores, incluso si están tratando con problemas serios e intensos. Sin embargo, es importante mantener abiertas las líneas de comunicación. Pruebe diferentes formas de iniciar la conversación, como "¿Qué tienes en mente?" o "¿Cuáles fueron los altibajos de tu día?" o incluso, “¿Qué estás leyendo/viendo/escuchando en este momento?” Luego, cuando respondan, deje de hacer lo que esté haciendo, escuche, reconozca lo que han dicho y anímelos a seguir compartiendo sus pensamientos.


Empatice antes de resolver problemas. Cuando los niños y adolescentes sienten dolor emocional, es tentador tratar de asegurarles que todo estará bien, involucrarlos de inmediato en la resolución de problemas o decirles que la situación no es tan mala como creen. Si bien los adultos pueden hacer estas cosas con buenas intenciones, es posible que los niños se sientan descartados o impotentes y, por lo tanto, menos propensos a abrirse. Decir simplemente “Veo que estás muy molesto” o “Entiendo cómo te sientes” puede tener un efecto calmante. Luego pregunte: “¿Cómo puedo apoyarte en este momento? ¿Quieres que solo escuche, o te gustaría que te ayude a pensar en lo que podrías hacer?”. Ofrecer esta opción (y respetar su decisión) ayuda a desarrollar el sentido de "voluntad personal" o control de los niños sobre sus acciones, lo que abre la puerta a la enseñanza de habilidades para resolver problemas.


REFLEXIONES FINALES: Ayudar a niños y adolescentes a manejar grandes emociones puede ser estresante para todos. Durante los momentos de calma, enseñe y practique habilidades de afrontamiento, como respirar profundamente, colorear, escribir en un diario, hacer ejercicio, dar afirmaciones positivas (hablar consigo mismo) o tomar un descanso. Si su familia necesita apoyo adicional, llame al 2-1-1 o hable con un educador de padres, un consejero, un proveedor de cuidado médico, un maestro, un amigo u otra persona de su confianza.


Nicole Young es la madre de dos jóvenes, de 18 y 22 años, quien también administra el Programa de Crianza Positiva (Triple P) del Condado de Santa Cruz. Científicamente comprobado, Triple P está disponible localmente por medio de los Primeros 5 Condado de Santa Cruz, la Agencia de Servicios de Salud del Condado de Santa Cruz (Ley de Servicios de Salud Mental) y el Departamento de Servicios Humanos del Condado de Santa Cruz. Para encontrar una clase para padres o proveedores de Triple P, visite http://triplep.first5scc.org, www.facebook.com/triplepscc o comuníquese con los Primeros 5 Santa Cruz County al (831) 465-2217 o triplep@first5scc.org.


05 Emociones Intensas - November 2022 - TriplePNews (Span)
.pdf
Descargar PDF • 310KB

9 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page